Mauricio Montejo y Jústiz

por Frank de Varona

Uno de los patriotas camagüeyanos, quien empezó a pelear por la independencia de Cuba cuando era un niño, fue Mauricio Montejo y Jústiz. Era hijo de José Miguel Montejo y Fernandina Jústiz quienes eran de familia rica y antigua en Puerto Príncipe. Cuando era un niño con sus padres vino a los Estados Unidos durante la Guerra de los Diez Años. A la corta edad de 12 años en 1876 participó en la expedición a Cuba a bordo del barco El Mambí.

El patriota camagüeyano Fernando Figueredo Socarrás, quien fue íntimo amigo de Carlos Manuel de Céspedes y su secretario durante esta guerra y después amigo de José Martí, era tío de este joven patriota. En su libro La Revolución de Yara Figueredo escribió lo siguiente:

Un niño, Mauricio Montejo, sobrino del que os habla, que residiendo en Nueva York pudo burlar la vigilancia de sus padres, y alistándose en una expedición del Coronel Pacheco, se apareció en el campo manifestando al Presidente Estrada que, a pesar de sus doce años, había marchado para abochornar a los hombres de Nueva York. Este niño sentó plaza de soldado y se distinguió desde el primer combate en la caballería de Camagüey.

José Martí en una carta a Máximo Gómez explica “Mauricio Montejo de familia y pujanza, e insurrecto desde niño.” Montejo participó en los preparativos del alzamiento de 1895 en Camagüey y fue uno de los primeros que se levantó en armas en marzo del mismo año al frente de un pequeño grupo de soldados y operó en la zona sur de Puerto Príncipe. Tres meses después se incorporó a las fuerzas del General Máximo Gómez. Participó en numerosas batallas y fue ascendido a un alto cargo de oficial. Falleció en Camagüey rodeado de su familia en 1939. Hoy en día sus descendientes viven en Cuba y los Estados Unidos. Muy pocos cubanos han tomado las armas a una edad tan temprana como este gran patriota camagüeyano. En su honor una calle en Camagüey lleva su nombre.

Share